Las Hawks Ganan un Partido Difícil

Reportera: Laura Aniello, estudiante de Justicia Criminal y Español de la Universidad de Monmouth.

Las mujeres del equipo de fútbol de la Universidad de Monmouth triunfaron 3 a 0 sobre la Universidad de Lafayette el viernes, 28 de septiembre de 2010.  Este fue el último partido antes de comenzar a jugar en su propia conferencia el próximo martes, 5 de octubre de 2010.
Kim Malecki marcó el primer gol de las Hawks en los primeros tres minutos del juego.  No hubo otros goles en el primer tiempo de juego, gracias a las defensas fuertes de ambas universidades.  Sin embargo, las cosas cambiaron drásticamente con el comienzo del segundo tiempo.
Con sólo un minuto y treinta segundos de juego en el segundo tiempo, Dana Costello marcó el segundo gol de Monmouth con la ayuda de Stacy Kadell.  Kadell pateó la pelota a Costello y ella corrió, pasando las defensas del equipo de Lafayette, y marcó un gol dándole la ventaja de 2-0 a favor de Monmouth. Costello ha sido la responsable de anotar  la mayoría de los goles para el equipo este año.
Increíblemente, el equipo de las Hawks marcó un gol más en el juego durante el segundo tiempo.  Mary Wilks marcó el tercer gol del juego, con la ayuda de Stacy Kadell, marcando el último gol de este juego.
El portero y la defensa de las Hawks hicieron un buen trabajo y registraron su cuarta victoria. Con esta victoria, las Hawks mejoran su récord  a 5-3, 5 victorias y 3 derrotas. Ellas empezarán en su propia conferencia contra el equipo de Mount St. Mary en Maryland.

Anuncios

Evento de Sabor Latino Deja Sabor Amargo

Reportera: Zeudy Rosario, Estudiante de Español y Comunicación en la Universidad de Monmouth

“¡Ay qué rico!” Así exclamaron los estudiantes y empleados de la Universidad de Monmouth al probar comida hispana en el evento “Besa al Cocinero,” que tuvo lugar el 28 de septiembre de 2010 en el sótano del edificio Spruce Hall.

“Besa al cocinero” fue uno de los eventos programados para celebrar el Mes de la Hispanidad en la universidad este año. Alrededor de veinte personas asistieron a este evento para aprender a cocinar platos populares de la comida hispana con la Chef Ada, la chef principal del restaurante “Ada’s Latin Flavor” en Long Branch.

Empanadas de pollo y carne de res, arepas de yuca, mofongo de chicharrón, y arroz con frijoles y bacalao fueron algunos de los platos servidos como parte de este evento. Éstos fueron acompañados con un refrescante jugo de tamarindo. Los asistentes se deleitaron especialmente con las empanadas de pollo y el arroz con frijoles, el cual terminó siendo el plato favorito para muchos.

Mientras la Chef Ada explicaba cómo preparar las empanadas en la cocina a un grupo pequeño de asistentes, los demás participantes tuvieron la oportunidad de disfrutar de las empanadas que ya estaban listas en las bandejas. Los grupos hicieron turnos; mientras un grupo probaba la comida, el otro entraba a la cocina con la chef.  “Nunca había comido algo tan bueno,” fueron sólo algunos de los muchos comentarios positivos que se escucharon durante el transcurso del evento.

Contratiempos del evento

A simple vista, este evento parece haber sido un éxito. Sin embargo se presentaron varios contratiempos inesperados, algunos más serios que otros.

Pautado para empezar a las 7:30 de la noche, “Besa al cocinero” empezó media hora más tarde porque se esperaba la presencia del Presidente Gaffney y su esposa, pero ellos nunca llegaron. Esto molestó a varios asistentes que esperaban ansiosamente el comienzo del evento.

Sin embargo, la mayor queja lo mucho que duró el evento. Según el horario original ofrecido por los organizadores, se suponía que terminara a las 9:30pm, pero el plato principal, arroz con frijoles y bacalao, no estuvo listo hasta pasadas las 10. “¿Pretenden que nos quedemos toda la noche aquí? Tengo tarea que hacer,” se quejó en voz baja una estudiante, evidentemente molesta y cansada.  El evento finalizó a las 10:30 de la noche y de veinte personas que asistieron, sólo quedaron siete.

Quejas menores

Chef Ada, aunque es muy buena cocinera, no explicó muy bien los pasos y el proceso de cómo prepara para cada plato. Los que participaron en el evento tampoco pudieron observar los pasos mientras ella cocinaba, ya que la chef estaba situada en la cocina y ellos en un área diferente en el sótano. Además, hacía mucho calor y no había aire acondicionado ni abanico en el lugar del evento. Aparte del calor climático, el vapor de la cocina hizo que el calor fuera insoportable.

Christina Green, estudiante americana de primer año, se fue un poco decepcionada porque no hubo postre. La estudiante de Biología Marina, es una repostera aficionada desde hace cinco años. “Un día probé el pastel de tres leches y me encantó. Vi en el menú del restaurante de la  Chef Ada que tenía ese postre, y por eso me animé a asistir a este evento. Pero desgraciadamente, no se hizo ninguna clase de postre,” dijo Green.

Sugerencias y recomendaciones

Al finalizar el evento, Heather Kelly, directora asistente de actividades estudiantiles, pidió la opinión de los siete asistentes que se quedaron hasta el final. “Esta es la primera vez que hacemos un evento así y ustedes fueron nuestros conejillos de indias. Este evento fue muy emocionante y diferente para mí, pero ¿qué creen ustedes?” preguntó Kelly.

Francisca Ortiz-Smith, de ascendencia puertorriqueña, fue la primera en dar su opinión. “Me hubiese gustado ver la preparación de cada uno de los platos. Hubiera sido mejor que la chef hubiera estado frente al salón, delante de los asistentes para darnos la oportunidad de observar cómo se preparaba cada cosa plato. No vimos el proceso ni tampoco se repartieron recetas,” dijo la empleada de mantenimiento.

A pesar de los contratiempos, los protagonistas de la noche fueron los fabulosos platos de comida que formaron parte del evento. No hubo ninguna queja de la comida; tanto así que algunos asistentes se llevaron comida para sus casas.

Redadas de Inmigración Separan Familias

Reportera: Zeudy Rosario, Estudiante de Español y Comunicación en la Universidad de Monmouth

Las redadas de inmigración con el propósito de arrestar a personas indocumentadas han estado ocurriendo por mucho tiempo en los Estados Unidos. Estas redadas están ocurriendo con más frecuencia, separando a más familias.  Aunque este proceso afecta a muchos matrimonios, los niños son los que sufren más en estas situaciones.

Luisa, una niña de 11 años de New Brunswick, tiene miedo de que le arrebaten a sus padres. Adondequiera que van, Luisa y su familia toman precauciones, por si conducen una redada en el lugar donde se encuentran. Sus padres han escuchado en las noticias que últimamente se estaban realizando redadas en varias tiendas Wal-Mart en algunos estados del país. “Vamos Luisa, apúrate. Debemos irnos,” dijo nerviosamente su madre, mientras Luisa tomaba una caja de cereal del estante mientras estaban de compras en una de estas tiendas. Ella no quería quedarse mucho tiempo temiendo que lo peor pudiera suceder.

Los temores de la madre, se convierten en los temores de Luisa al paso de los días. La Dr. Rosemary Barbera, profesora asistente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Monmouth, comentó que esos temores son normales.  “[Los niños] muchas veces viven en temor. Los más pequeños no comprenden los aspectos de las redadas y deportaciones, y a veces piensan que la policía vendrá a llevárselos a ellos o a uno de sus familiares en cualquier momento. Como resultado de esto, esos niños siempre están en un estado de alerta,” explicó Barbera.

Sin embargo, en este caso, Luisa entiende las consecuencias de lo que podría pasar. “Yo sé que mi mamá y mi papá no están aquí legalmente porque ellos me lo explicaron. Ellos me han dicho lo que debo hacer en caso de que sean arrestados, pero yo no quiero que eso ocurra,” dijo la niña, con lágrimas en sus ojos.

La agencia de Servicios de Inmigración y Control de Aduanas, o ICE por sus siglas en inglés, es la organización principal que aplica las leyes de inmigración y aduanas. La Oficina de Operaciones de Detención y Deportación, o DRO por sus siglas en inglés, es la división dentro de la agencia que se encarga de conducir las redadas.

De acuerdo a la página web de ICE, el objetivo de la división es “identificar y apresar a personas indocumentadas, fugitivas, y criminales, para dirigirlas mientras están bajo nuestra custodia y hacer cumplir las órdenes de deportación de los Estados Unidos.”

Esta página también afirma que la “DRO está comprometida a hacer cumplir las leyes migratorias de nuestra nación de una manera justa, efectiva y profesional.” No obstante, los críticos no están de acuerdo con esta declaración.

“Todo esto es un espectáculo para obtener influencia política. Las redadas que han ocurrido en lugares de trabajo castigan a los inmigrantes que trabajan allí y no a las personas que los contratan bajos condiciones de explotación,” afirmó Barbera.  La DRO realiza redadas inesperadas en los lugares de trabajo y arrestan a las personas indocumentadas, causándoles vergüenza. Los oficiales también se aparecen en los hogares de estas personas para arrestarlos, dejando a sus familiares tristes e indefensos.

A pesar de la situación actual, muchas personas indocumentadas tienen esperanza de que su estatus legal en este país cambie. Los padres de Luisa, por ejemplo, tienen fé de que el gobierno del Presidente Obama apruebe una reforma migratoria muy pronto.  “Durante su campaña, Obama usó la frase ‘Sí se puede.’ Yo creo que en verdad sí podemos estar legalmente en este país algún día,” dijo el padre de Luisa mientras la abrazaba con fuerza.